Una pintura, 4 versos

 

Me tenías. Te tenía.

Nos sostenía un caballo sobre su lomo de noches blancas.

Y en su lento vibrar se amasó el beso más bello,

liviano como una estrella fugaz.

 

*

Pareja a caballo (Kandinski) https://unvientodepaz.wordpress.com/2012/05/06/el-estallido-kandinsky

Poema: Maite Sánchez (Volarela)

 

Publicado en Poesías varias | Etiquetado , , | 5 comentarios

Aire (poesía)

Volarela

 

AIRE

 

No quedaban hojas en los árboles.

Sus latidos de madera se aceleraban

al ver pasar sus hojas en desorden

hacia el torbellino del tiempo.

 

A veces, viene un viento y te desnuda,

se lleva hasta el último verde,

desgarra con mano huracanada tus apegos.

 

Y solo, en la cima de una montaña,

quedas temblando,

sobre el vértigo,

frente a los despojos.

 

Un rayo, allá, penetra las nubes.

Un zorzal, última ilusión,

escapa de tu aliento.

 

Nada… Serpientes de vacío para tus dedos.

Los huesos de tus manos gritan:

¡Sólo queda aire  al que aferrarse!

 

Aire, sí…

Puro

a-i-r-e

penetrando por tus canales vacíos,

aire sin nombre,

virginal,

juguetón,

niño

empujándote

hacia la pureza de sus mil amaneceres.

 

***

Volarela, 2011

Publicado en Poesías varias | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

LIBROS

Volarela

De pequeña crecí rodeada de libros. De modo ingenuo, simple, los abría, los olía, los amontonaba a mi alrededor… y sin comprenderlos, quería vivirlos, hacerlos míos, extraerles sus secretos montañosos… El destino quiso que dedicara buena parte de mi vida a venderlos; a pasarlos de mi mano a la otra mano, también ávida por recorrer sus páginas. Seguía oliéndolos, esta vez con aroma a viejo, a letargo de chimenea, café y sueños correteando por las hojas manchadas… Amarillentos y bellos, circularon por mi vida como hojas de otoño, que nunca cayeron al suelo porque se quedaron a vivir en mi alma. Ahora siguen a mi alrededor, con letras de tinta digital; muchos, maravillosos, muchos, muchos… Abundantes hasta el colapso de mi emoción… Y los barajo y los ordeno, con devoción de novicia, porque son la letra de una sagrada canción que nunca acaba…

Y también yo trato de crear alguno, embriagado de ilusión, ansioso por besar la efímera belleza; pequeño y locuaz… como yo.

**

“Allí los cisnes
guardan el sol de los sueños
entre azules de beso y llama.”

Mª Jesús Muñoz

 

LIBROS

Un corazón
palpita
en el papel.

Un rostro
anónimo,
de labios de tinta,
de cabellera brumosa,
hablándote…
en las orillas de lo imposible.
Tu alma panza arriba,
bajo el cielo estrellado
de las páginas abiertas.
Tu cuerpo hechizado,
sobre un mar que no se mueve,
pero te engulle…

Mundos
líricos,
extraños,
fabulosos,
sabios,
profundos,
nuevos,
excitantes…
vienen a acostarse
en el lecho de tu mente,
vienen a besar tus recónditos rincones,
a enraizar en tus nervios,
a crecer en tu espesura,
a trepar por el asombro gigante
de tu alma.
Y cualquier día
dan su fruto
por tu boca.

Libros…
amarillentos,
bellos,
melancólicos,
níveos,
extasiados,
ilustrados,
parcos,
locos,
charlatanes,
rientes,
acicalados,
oscuros,
livianos,
profundos,
resplandecientes,
eternos…

Siempre, siempre… Ellos,
entre el olvido y la resurrección,
aguardando
esa mano virginal…
que los libere.

****

Poema y foto: Maite Sánchez Romero (Volarela 2015)

Publicado en Poesías varias | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Florece una gardenia (poesía)

Imaginaos que cada pensamiento nuestro tomara la forma de una flor. Es infinita la variedad y belleza de las flores. Y en cada una de ellas una forma, un aroma, un color, una música distinta… que está escrita en su alma, que nos llama y nos susurra.

Recuerdo cuando vi el primer capullo de mi gardenia abierto y cómo me sorprendí ante tan exquisita sorpresa, tierna y blanca, mirándome. Aquí va el poema que le dediqué entonces:

 

FLORECE UNA GARDENIA

Entre sombras la exquisita llama
de una luz
se desprende.
Encarnan en ella
estrellas de bondad
que soplan su fragancia cósmica.

Tiene pétalos de cera tierna y confiada
como los dedos de un infante;
y un aroma de tarde enamorada
sube por su tallo.

Espirales de inocencia se acercan
a escuchar su música de flautas,
y un recuerdo vaga entre sus pétalos,
con rumor a ríos
que se amaron…

La flor emana, dormida, su perfume,
y se vuelven las nubes garzas blancas…
Alguien la roza, repican las campanas,
despiertan sus hojas barnizadas.

Se mueve, sin brisa,
en su naciente baile cristalino,
y tiembla

sola y pura…

*

Foto y Poema de Maite Sánchez Romero -Volarela 10/2015

Publicado en Poesías varias | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

Tus manos (poema en prosa de amor)

Volarela

 

 

TUS MANOS

Con tus manos llevas el sosiego del trigo a la onda de mi pecho.
Tus dedos recorren mi cuerpo como si no tuvieran piel, sino un tibio sol, mientras yo emito un quebrado piar, colorado como dos rosas.

Tus manos llevan la suavidad del amor contenido y lo depositas en mí con un redoble de campanas soñadoras, mientras yo trepo y trepo cual la hiedra, y elevo aullidos de esperanza por los muros,
¡y escarabajos enamorados!

¡Ay, amor, tu tacto es de tronco mullido por el liquen!
Es tan sólido… Por eso me aferro a tus manos cuando se desploman las estatuas ocultas en las nubes.

Tus manos poseen ese temblor del rocío pendiendo de una hoja…
y tremolan al hundirse en mi pelo,
y lloro
de dicha.

 

*

Poema en prosa de Maite Sánchez Romero (Volarela)

 

*

 

Añado este precioso poema de Neruda:

 

TUS MANOS (Pablo Neruda)

Cuando tus manos salen,
amor, hacia las mías,
¿qué me traen volando?
¿Por qué se detuvieron en mi boca,
de pronto,
por qué las reconozco
como si entonces antes,
las hubiera tocado,
como si antes de ser
hubieran recorrido
mi frente, mi cintura?

Su suavidad venía
volando sobre el tiempo,
sobre el mar, sobre el humo,
sobre la primavera,
y cuando tú pusiste
tus manos en mi pecho,
reconocí esas alas
de paloma dorada,
reconocí esa greda
y ese color de trigo.

Los años de mi vida
yo caminé buscándolas.
Subí las escaleras,
crucé los arrecifes,
me llevaron los trenes,
las aguas me trajeron,
y en la piel de las uvas
me pareció tocarte.
La madera de pronto
me trajo tu contacto,
la almendra me anunciaba
tu suavidad secreta,
hasta que se cerraron
tus manos en mi pecho
y allí como dos alas
terminaron su viaje.

*

 

Publicado en Poesía de amor | Etiquetado , , , , , , , , , | 3 comentarios