Mis queridos árboles, compañeros de viaje (prosa poética de naturaleza)

  COMPAÑEROS DE VIAJE   Mi paso es de madera y deja huellas verdes. Los vuestros no se mueven, pero recorren mi mente fecundándola con su pureza, una y otra vez. Tras cada suspiro mío… una bocanada de bosque me entra. Árboles del camino intenso de mi vida, no huistéis con el tiempo del río,Sigue leyendo “Mis queridos árboles, compañeros de viaje (prosa poética de naturaleza)”

Cordero perdido (microrrelato-naturaleza)

CORDERO PERDIDO La bruma no duerme. Camina manchada de noche por los valles, sinuosa, voraz. No quedará nada que no haya lamido fríamente su lengua fantasmal. No hay estrellas en el agua del arroyo. El bosque es una espalda negra que tirita. Desde lo más profundo rasga la negrura un balido tenue, seco y desgarrado.Sigue leyendo “Cordero perdido (microrrelato-naturaleza)”

Amapolas (prosa poética de naturaleza)

    AMAPOLAS   Vertida sobre la tierra, acariciando las decididas hojas verdes de la hierba, contemplo borbotones de pasión salpicando el cielo: son las amapolas. Temblorosas y abiertas, cantan, con sus voces de sangre risueña. ¡Amapolas, niñas de mejillas luminosas! Vuestros cantos alborozan al viento de la pradera. Sus miradas rojas, impetuosas, se cruzan,Sigue leyendo “Amapolas (prosa poética de naturaleza)”

Tras la lluvia (prosa poética de naturaleza)

TRAS LA LLUVIA   Las aguas corren suavemente monte abajo. Una pareja de tórtolas se ama bajo el vientre deshilachado de una nube. Salta una rana hacia su ocaso de agua. Las flores lamen las gotas de sus pétalos mientras una mariquita escala sus colores. Resuena el coloquio luminoso de los álamos. Se alimenta elSigue leyendo “Tras la lluvia (prosa poética de naturaleza)”

Bosque de hayas (prosa poética de naturaleza)

BOSQUE DE HAYAS Luz verde, envolvente y fresca. Luz de hojas recién hechas. Penetro con mis pies mortales en ese bosque. Y siento que algo me eleva del suelo, como a una mariposa recién nacida. Asciendo a las copas esplendorosas, inmensas, bulliciosas, totales. ¡Hay tanto verdor!  Se me pacifican los ojos; se tiñe de verdeSigue leyendo “Bosque de hayas (prosa poética de naturaleza)”