El sol muere amando (poema en prosa, amor)

A veces creo que mi alma se ha tallado a fuerza de colores, de momentos, de risas a tu lado. 

Cuántas tardes compartidas, de suaves tonos en el cielo; los mismos que caían mansamente sobre la sierra de brezos, adormecida como una gata, a nuestra espalda.

El sol moría amando. Lo vimos en el trino del petirrojo y en las rosas heridas de luz. Muere amando… 

Fueron, son… tardes contigo, dejando escapar palabras como colibríes sedientos.

Tardes de seda naranja donde el sol muere extasiado en cada roca, en cada pluma, en cada tallo…; en nuestras manos.

Foto de Mª Jesús Muñoz

Acerca de volarela

Entusiasta de la vida, amante de aprender, hechizada por el arte, inspirada en el misterio, aspirada por Dios...
Esta entrada fue publicada en Amor, Prosa poética y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El sol muere amando (poema en prosa, amor)

  1. franziska34 dijo:

    Es posible que quienes afirman que el amor es ciego, tengan un punto de razón en lo que se relaciona con que se pierde la capacidad de observar al otro serenamente pero también es verdad que la vida se vuelve más intensa, nos hace más sensibles, nos deja en un estado en el que se agudiza la percepción, no solo miramos, vemos y nos recreamos en el descubrimiento de todo lo que acapara nuestra atención; además, con la sensación de compartir con el amado este mundo que, de pronto, nos sale al paso. Todo esto es lo que yo encuentro en tu poema que es tierno y delicado. Dios quiera que quien ha logrado llevarte a ese estado de inspiración esté viviéndolo con la misma intensidad que tú. Me ha encantado y te pido que me perdones que no dé con la palabra exacta. Consigues comunicar con gran acierto. No dudes de que soy sincera.

    Un abrazo y a ver si puedo darme el gustazo -en el mes de mayo o en april- de pasar unos días en Valencia. Tengo una bella historia de mi niñez en un pueblecito que se llama Cela de Muro, en Alcoy, al que le debo una visita. Será un reencuentro con la niña que fuí y que aún se aloja en mi corazón.

  2. Tu post es una composición profundamente reflexiva, que comparto totalmente…El sol nace y muere amando, nos entrega sus paisajes,sus flores, sus cantos, sus caricias y nos habla muy despacio cuando se marcha… En una entrega de amor eterno nos enseña a ser humildes y agradecidos, nos enseña a amar y a descubrir la presencia divina, que también canta y aletea entre tus letras, entre la magia del amor.
    Mi felicitación por tu sencillez y claridad, que nos eleva y engrandece al leerte.
    Mi abrazo y feliz fin de semana, amiga.

  3. Ester dijo:

    Hay mucho amor crecido en conversaciones y momentos compartidos, mucho amor que emana aprendido del diminuto colibrí del ocaso del sol que promete regreso. Poema en prosa lo llamas, poesía en mayúsculas digo yo. Un abrazo

  4. yeskan dijo:

    Hola Maite,
    Que delicia de texto. Esos atardeceres son inolvidables y más aún cuando son compartidos con la pareja amada.
    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s