Cantos que atraviesan el alma: Petirrojo y pinzón

 
Foto:
 
 
 
 
PINZÓN
 
 
 
Hay un pinzón de luz entre las copas de los árboles;
 
notas solares reverberan en sus alas.
 
Se entrega a su canto como la vida de una estrella se entrega al infinito.
 
Se ruboriza el oxígeno de los árboles; se expanden las flores,
 
gotea asombro de las nubes…
 
Y en mi pecho se mece una inmensa pradera azul.
 
 
 
Foto: Volarela
 
 
PETIRROJO
 
El petirrojo se posa sobre la piedra aún caliente. 
Comienza a cantar.
Las primeras estrellas visten de noche a las dalias, 
y un aroma de jazmines nada por el agua.
 
El petirrojo canta
y se refleja en su voz
el oro derramado de los chopos ya dormidos,
el luminoso diálogo de las nubes malvas.
Canta.
Canta. Petirrojo,
ángel de las ramas:
destrenza mi vida en cascadas…
 
Es tu canto un río de rosas
que va empapando el camino.
Te sigo. Canta…
Una lágrima de resina resbala por tus alas.
Canta…
Me abrazo a tu música y puedo amarte
 en tu pequeña y frágil noche anaranjada.



***



Anuncios

Acerca de maite

Amante de los libros, el arte, la naturaleza y los viajes. Y difundiendo todo esto en la medida de lo posible.
Esta entrada fue publicada en Poesías varias y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.