Canción de acantilado (prosa poética-microrrelato)

 

Tú lo sabías. Sabías que desde el acantilado tu vida podía desgranarse en gaviotas de espuma.
El acantilado siempre estaba ahí, rompiendo los cristales de tus lágrimas, vertiéndolas por sus paredes piadosas. Y tu pie, – ¡ay tu pie!- quería bailar con las olas adormecidas de aquel agua… Útero cercano donde beberse la suavidad completa del mar.
Pero volvías tus pasos a la hierba adusta, que sentía tu huella humana tan pequeña como un grillo pariendo su tristeza en miles de huevos.
Luego te tumbabas y cerrabas los ojos… y el cenit de estrellas comenzaba a rozar tus párpados cubiertos de incertidumbre.
Pero una noche, una música brotó de las piedras del acantilado y se acercó a tu oído. Te llamaba con resonancias siderales tan hermosas como un corazón latiendo a la vez en todas las estrellas. Te contagiaba su calma, su armonía irresistible y se adhirió a ti como las lapas a la roca.
Y ahora, cada mañana, vuelves al pueblo cantando esa canción cuya letra sólo el acantilado conoce: la misma que te salvó.
Los niños te llaman loco. Pero tú a todos los miras con ojos de precipicio y sonrisa imparable de libertad.

**

Foto y relato:  Maite Sánchez Romero (Volarela)

Anuncios

Acerca de volarela

Entusiasta de la vida, amante de aprender, hechizada por el arte, inspirada en el misterio, aspirada por Dios...
Esta entrada fue publicada en Prosa poética, Relato breve y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.