En el abismo de soles…

 

 

 

En el abismo de soles de tu ser hay un lugar de total quietud, verde como el pecho de los bosques. Te hundes en él. Reposas.

Los pájaros llegan a tus manos. Levísimas, sus plumas tocan tus dedos: son roces del silencio eterno.

Luego se van agitando el viento, dejándote una brisa malva en el rostro, que huele a paz.

Un caballo se acerca a ti; lo acaricias. Su piel es dócil y brilla como el iris de los niños.

De pronto, te mira: lleva todas las estrellas en sus ojos.

Tu vida es una de ellas, siguiendo los carriles de la inmensidad.

 

***

 

Texto e imagen: Volarela (Maite Sánchez Romero)

Anuncios

Acerca de maite

Amante de los libros, el arte, la naturaleza y los viajes. Y difundiendo todo esto en la medida de lo posible.
Esta entrada fue publicada en Poesía y prosa espiritual y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.