Palomas blancas (prosa poética)

PALOMAS BLANCAS

En la orilla del mar avanzan mis pies. Se humedecen de savia marina. Deslizo mis ojos entre la espuma, el hilo tenso del horizonte y un grupo de palomas blancas posadas en la arena como huevos de luz. A lo lejos, las palmeras tallan en el cielo penachos de inquieto júbilo. Sus naranjas dátiles cuelgan exponiendo con descaro el peso sonoro de la abundancia. Dos palomas blancas caen, como nieve nueva, casi infantil, sobre las lanzas grises de sus hojas.

Una explosión repentina, un ruido torvo, salido del azaroso vaivén humano, espanta a los cientos de palomas que, aquí y allá, habitaban la placidez de la vida. Y forman un conjunto de alas puras, abiertas al unísono, resonando con los latidos azules del cielo. Y dan vueltas y vueltas, diluyendo su sorpresa en el mero acto de girar y girar. Son una repentina tormenta de belleza: un pequeño ciclón de alas aplaudiendo. Hasta que las plumas  se vuelven a plegar en su redonda y mansa cotidianidad. Y el arrullo, el pico curioso, el ojo atento, el sosegado adormecimiento bajo el sol, o la búsqueda incansable de ramas para el nido, vuelven a ocupar su viejo y amasado lugar de siempre.

De nuevo, un inflado macho va mostrando, por todos los rincones posibles en los que una dama pueda esconderse, su esplendorosa virilidad. Las hojas sonríen, todas a la par, en un instante de viento. El palomo baila girando sobre sí mismo. El sol colabora, resaltando la silueta masiva y valiente de su porte. Se siente irresistible, impulsado por su sangre ardiente, irrefrenable. Los niños, con su empeño en espantar a las palomas, rompen, a pisotones de aire, el fino cristal tallado del palomo frente a su elegida.

El mundo, hoy, no deja de mostrarme su hambre de armonía.

Yo, tan blanca como la paz de una pluma sobre un estanque, despliego un vuelo instantáneo y fugaz; me adentro en lo profundo del ramaje. Exploro la copa frondosa de un ficus. Y me sonrío descubriendo la dulce claridad de un grupo de palomas, que me recibe.

(De mi libro “La naturaleza en el corazón”)

 

Anuncios

Acerca de maite

Amante de los libros, el arte, la naturaleza y los viajes. Y difundiendo todo esto en la medida de lo posible.
Esta entrada fue publicada en Naturaleza, Prosa poética y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.