Ocre y gris

oruga

Foto: photos.demandstudios.com

 

OCRE Y GRIS

Polvo en mi cara.
Sudor que escuece.
A lo lejos me atrapa
el rebuzno ocre
de un burro.
Se detiene, se frena,
hasta raspar el aire de mi boca.

El cielo muge en gris.
Está desconcertado
como un pájaro que calló del nido.

Respiro hondo este silencio
de perros dormidos.
A veces
me siento oruga
tanteando el vacío.

Anuncios

Acerca de volarela

Entusiasta de la vida, amante de aprender, hechizada por el arte, inspirada en el misterio, aspirada por Dios...
Esta entrada fue publicada en Poesías varias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.