Marinas

                                                                      MARINAS



Letargo de corales azules…

Se olvida… 

se nada entre las algas del tiempo.

Gotas de vida recorren la pupila,

chorrean por el pecho desnudo y las manos entregadas. 

Tallos de luz cristalina golpean las rocas, 

la sal se aferra.

Y un amanecer besa despacio los ojos.

**

El mar es un suspiro calmo y ancho; otras un gemido colosal. 

Lo mires por donde lo mires, el mar es siempre mar.

El mar es un regalo que nunca pude contener, pero él a mí sí.

Recoge la luz de mis ojos, se la lleva a su horizonte, y traza infinitos.

Y yo, respirando hondo, intento estar en su presente.

 Porque no hay presente más constante que el del mar. 

“Siempre” es la palabra que pronuncia la espuma al llegar a la orilla. 

Por más que camines, él te espera, al otro lado, fiel, con su sonrisa impronunciable.

Gracias, Mar.

**

LA CALMA

El mar era azul,

era plata, era verde, era añil.

era

el soliloquio de la luz

reverberando en el silencio.

                                    El mar reía gaviotas,                                          

reía cuerpos desnudos zambulléndose,

reía su gozosa brisa en los oídos.

El mar era la palma de Dios abriéndose

en eternidades de espuma.

*


LA TEMPESTAD


Aquella mañana el mar sufría.

Agitaba con ira su cuerpo.

Sangraba su espuma suicida por las rocas.

Y los peces lloraron sal.


El mar quebró su llanto en millones de gotas

que aún resbalan por mis brazos.


*

Fotografías del mar coloreadas y textos por: Maite Sánchez Romero (Volarela)

*

Anuncios

Acerca de maite

Amante de los libros, el arte, la naturaleza y los viajes. Y difundiendo todo esto en la medida de lo posible.
Esta entrada fue publicada en Fotopoesía, Naturaleza y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.