No cayeron olivas

NO CAYERON OLIVAS

No cayeron olivas,
cayeron palabras descosidas del cielo.

Y dardos de luz escaparon de las ramas del olivo
penetrando la tierra
ávida de respuestas.

En un verde silencio retumbaban las pezuñas de caballos liberados;
sus crines como horizontes despertaron a los durmientes,
y fueron amaneciendo uno a uno
como tiernas setas incoloras y sedientas.

¡Cómo recoger tanta belleza desbordada!
La carne del olivo era de sueños.

Todos se lanzaron con sus cestos.
Todos se saciaron y besaron,
mitad hombres, mitad dioses;
cada uno encontró su mensaje secreto.
Y entre todos rodearon al árbol de piel de nácar,
mientras la Tierra reía por el espacio.

https://dl-web.dropbox.com/get/Public/M%C3%9ASICA/14.%20Concerto%20No.%2011%20in%20D%20Major%2C%20RV204%20-%20II.%20Largo.mp3?w=3509eedc
Vivaldi. Largo

Anuncios

Acerca de volarela

Entusiasta de la vida, amante de aprender, hechizada por el arte, inspirada en el misterio, aspirada por Dios...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.