Aire

Ya no había hojas en los árboles.
Los troncos fueron desnudados,
y sus cortezas de plata temblaban
al ver pasar sus hojas
en lentos remolinos.

A veces, viene un viento y te desnuda,
se lleva hasta el último verde,
desgarra con mano huracanada tus apegos.

Solo, en la cima de una montaña,
quedas temblando,
sobre el vértigo,
frente a los despojos.

Un rayo, allá, penetra las nubes.

Todo ardió.
Los huesos de tus manos gritan:
¡Sólo queda aire  al que aferrarse!

Aire puro…
Aire,
entrando en ti,
por tus canales vacíos,
aire sin nombre, inocente,
sosteniéndote,
con la pureza de sus mil amaneceres.

***********************************

http://boomp3.com/mp3/5gkhq4aazo8-11-largo

 

Anuncios

Acerca de maite

Amante de los libros, el arte, la naturaleza y los viajes. Y difundiendo todo esto en la medida de lo posible.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.