Cuando no hay palabras

Cuando ya no hay palabras,

ni gestos ni intenciones o miradas;

sólo dos llamas encendidas frente a frente

y un enorme astro contemplándonos.

Cuando respiro tu aire puro

y tu llegas y tocas dulcemente mi agua pura,

y tiemblo y vibro, y somos

aleteos de ansia transparente.

Cuando sólo quedamos tú, yo, y el mar

apadrinándonos en su vientre sin fondo,

se desbordan las cascadas de mis ojos

y nuestras almas de tan próximas

ululan hondamente;

nos desatamos en riadas de espejos,

nos perdemos, nos tocamos,

hasta palpar un capullo de sol

naciendo dichoso

de nuestras mentes abrazadas.

 

 

Anuncios

Acerca de volarela

Entusiasta de la vida, amante de aprender, hechizada por el arte, inspirada en el misterio, aspirada por Dios...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s